Vida y muerte de Petra Kelly

petra-kelly-2
“En la puerta de su oficina, en el Parlamento alemán, justo encima de un póster de Martin Luther King, Petra tenía una fotografía de una de las mujeres que más le habían influido: la revolucionaria marxista polaca Rosa Luxemburgo -asesinada en 1919 a los 48 años-. Entre los libros que había en la mesita de noche de Petra cuando murió había una autobiografía de Aleksandra Kollontai, ministra de educación con Lenin; el diario de Franziska Gräfin zu Reventlow (1895-1910), una orientalista; un libro de Yelena Bonner, la viuda de Andréi Sájarov; y las cartas y diarios de viaje de Alexandra David Néel, una erudita tibetana. Ninguno tenía dedicatoria, así que probablemente los comprara ella misma. Junto a estos libros escritos por mujeres había otros dos escritos por hombres, que precisamente se los habían regalado dos hombres. Uno era del poeta chileno Pablo Neruda y estaba dedicado cariñosamente a Petra en 1972 por Sicco Mansholt, el comisario europeo con el que mantuvo un apasionado romance. El otro era la autobiografía de Willy Brandt que Gert Bastian le había regalado en su 42º cumpleaños”.

Vida y muerte de Petra Kelly
Sara Parkin

PALABRA DE PETRA KELLY

  • “Ser una persona tierna y al mismo tiempo subversiva: eso es lo que significa para mí, a nivel político, ser verde y actuar como tal”.
  • “La formación de la opinión política dentro del sistema parlamentario es, sin duda, un proceso que necesita ser ampliado aún más. Éste necesita ser revitalizado por una ecología no violenta, creativa, un movimiento pacifista y un intransigente partido anti-partido, Los Verdes”.
  • “La justificación ética de una fuerza militar –esas personas que protegen y defienden aquello que aman-, se pierde en la era nuclear, porque nada puede protegerse en una guerra nuclear. De hecho, el servicio militar en tales circunstancias se convierte en algo indigno y es un peligro para todo el mundo. El paso de abandonar el Ejército, entonces, es una decisión racional y es la única vía moralmente justificable”.
  • “Nuestro sistema económico acabará por destruir los fundamentos de su propia existencia. A nuestro parecer, lo necesario en el terreno ecológico es al mismo tiempo lo razonable en el terreno económico”.
  • “Todos quieren volver a la naturaleza, sólo que no a pie”.
  • “Todo poder estatal es relativo. Si se entiende la obediencia como elemento de convivencia, la lealtad tiene sus límites allí donde se pone en juego el bien de la comunidad”.
  • “Estamos tan condicionadas por los valores masculinos, que hemos cometido el error de emularlos al precio de nuestro propio feminismo”.
  • “La mayor parte de las mujeres han sido subordinadas, siempre dependientes de los hombres para alcanzar su propia realización, necesitadas de ellos para alcanzar la plenitud. Esto me enfurecía y empecé a leer a Rosa Luxemburgo, en particular sus diarios de prisión, y a explorar las biografías de Alksandra Kollontái, George Sand, Emma Goldman, Helen Kerr y otras mujeres que, pese a haber dejado su sello en la historia, han sido ignoradas hasta ahora por los historiadores y eruditos masculinos”.
  • “Nunca había tenido mucho respeto por los Marx, Engels y demás machos dogmáticos que teorizaban y filosofaban sobre las clases trabajadoras y el capital mientras discriminaban a sus mujeres e hijas y llevaban una vida de “pachás académicos” constantemente rejuvenecidos por sus mujeres y sus amantes. No sabían cocina , limpiar, coser ni cuidar de sí mismos; necesitaban a las mujeres para sus necesidades más básicas”.
  • “El poder sobre las cosas debe ser reemplazado por ‘el poder compartido’, por el ‘poder para hacer cosas’, por el descubrimiento de nuestra propia fuerza frente a la actitud pasiva de recibir el poder ejercido por los otros, a menudo en nuestro nombre”.

 

Acerca de crariza

Aunque crecí y trabajé en la gran ciudad, he vivido también en una zona rural y ahora en Addis (Ethiopia). Me gusta dar paseos por el campo y la montaña. Disfruto con mi familia, con la lectura y cuando me dejo llego a escribir algo. Me gustan los escritores que escriben sobre escritores o sobre el proceso de escribir o de ser, como Paul Auster, Enrique Vila-Matas. Pero también paso buenos ratos con policiacos, sagas y comedias. Soy Doctor Ingeniero Agrónomo y Master en Evaluación y trabajo en temas relacionados metodologías de intervención en cooperación y desarrollo. He tenidos experiencias en cooperación internacional para el desarrollo a nivel ONGD , instituciones y organismos regionales, estatales y Universidades. He sido voluntario, investigador y consultor independiente en temas de desarrollo. He trabajado en temas relacionados con la evaluación de políticas de desarrollo para el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación en Madrid. He trabajado en temas de Evaluación, aprendizaje e investigación como freelance (independiente). Ahora trabajo para FAO en Ethiopía en refuerzo de espacios de coordinación para la resiliencia… Tengo otro blog igual de raro: Aprendiendo a Aprender para el Desarrollo (TripleAD) https://triplead.blog/
Esta entrada fue publicada en Feminismo, Vida y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Vida y muerte de Petra Kelly

  1. Hola!

    La cita, para reflejar desde dónde hablaba, se traduciría mejor así: ““Ser una persona tierna y al mismo tiempo subversiva: eso es lo que significa para mí, a nivel político, ser verde y actuar como tal”, o sencillamente con el femenino de su pensadora como genérico si se quiere: Ser tierna y al mismo tiempo subversiva” porque si ya sabemos que nunca hubo masculino más que como Hombre como medida de todas las cosas, con la revolución social feminista es fácil ver que llegará un día que esté normalizado variar los sufijos de género aunque se generalice según quién habla. Es un proceso natural en la evolución de las lenguas en otros temas, no va a ser el de género una excepción! 😀

    Es que poniendo el masculino, pasa lo de siempre, sólo que en esta frase es gracioso como se genera la disonancia cognitiva, sí!: lo de siempre es invisibilizar a las mujeres como pensadoras, por ejemplo. Que sigamos imaginando el mundo desde el Hombre como medida de todo y no desde las personas.

    Soy de Lingüística, educadora, escritora anónima y del mundo de los movimientos sociales.

    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.