Huyendo banalmente del mar

La señora del perro tan feo tomaba un vino blanco en la terraza del bar. Su perro tan feo me bloqueaba la puerta de la máquina de refrescos. Y yo detesto los perros así. Era una señora en los setenta, un poco huraña me pareció, y que se sentaba tomando posesión la terraza y de la máquina de refrescos. Al final me decidí y además de la botella de agua me llevé un largo lametón de ese perro tan feo. Seguir leyendo

Publicado en Escritura | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Viendo pasar la vida

Me dijo “ves pasar la vida, sin darte cuenta de lo que pasa“. Criticaba con ello lo que el/la consideraba mi falta de voz, de implicación, de acción o reacción. Como en tantas ocasiones, no hubo contestación por mi parte. (Para qué hacerlo ahora o entonces, cuando ya tanto se había callado, cuando tanto se había evitado, tratando de salvar lo que quedaba). Seguir leyendo

Publicado en Escritura | Etiquetado , , | Deja un comentario

Cada día a la misma hora

Como cada día a la misma hora, ocho y cuarto de la mañana…

pasaba con sus dos bastones de montaña, para lubricar un poco su envejecido cuerpo…

paseaba por el bosque haciendo estiramientos mientras la brisa del mar le acariciaba la cara… Seguir leyendo

Publicado en Escritura | Etiquetado , , , | Deja un comentario

No dejaba indiferente

Sobre todo no dejaba indiferente. Me contó en alguna ocasión que, cuando iba en un transporte público, se daba cuenta que podría ser cualquier otra persona que encontrara con la mirada, y eso era fuente increíble de inspiración. Cómo que cualquier otra persona, le preguntaba extrañado. Sí, yo podría ser aquél o aquélla o ese otro que probablemente alguien llame “el drogas”, u otros personajes así. Me gusta viajar en metro, en autobús o en tren. Me da tiempo a imaginar tantas cosas, tantas historias.

Publicado en Escritura | Etiquetado , | Deja un comentario

Cenas militantes

La noche anterior fue fría y lluviosa, y coincidió con la llegada de nueva tanda, del grupo completo. En casa había a menudo ese tipo de cenas con “l@s militantes”, una heterogénea banda de gente de diferentes nacionalidades, con el único nexo común de haber sido cooperantes en sitios como la antigua Yugoslavia, Etiopía, Sur de Sudan, Ruanda o Albania. Seguir leyendo

Publicado en Escritura | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Empeñarse en continuar

La verdad, no entiendo por qué quieres empeñarte en escribir. Bueno, no en escribir, en publicar. Escribir escribe todo lo que quieras, pero publicar es otra historia.

Y te voy a ser franco. El principal motivo para parar es…que a nadie, entiéndeme bien (y creo que eres una persona inteligente para comprenderlo), a nadie le interesa ni tu vida, ni lo que escribes, ni siquiera lo que a ti te interesa. Tu orden de gustos y preferencias están bien para ti, pero no más. Seguir leyendo

Publicado en Escritura | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

No se culpe a nadie de mi vida

Ayer he recibido una carta sobremanera.

      Dice que «lo peor es la intolerable, la continua».

      Y es para llorar, porque nos queremos,

     pero ahora se ve que el amor iba adelante,

                                 con las manos gentilmente

para ocultar la hueca suma de nuestros pronombres. Seguir leyendo

Publicado en Escritor@s | Etiquetado , , | Deja un comentario