Encuentros en la tercera fase (I de II)

Está bien, entramos en el quinto relato y a éste ya voy con mucho retraso. El tema esta vez es “Escribir un cuento que narre tres pequeñas historias distintas, de diferentes personajes, que, al final, resulten estar conectadas entre sí”

Pienso en una historia diferente, con diferentes actores que confluyen hacia un avión en São Paulo hacia Addis Abeba, podrían ser diferentes nacionalidades, francesa, español, italiana…¿y por qué? Porque a mí me pasó algo parecido. No me refiero a encontrarme con personas de esas nacionalidades, sino a desembocar en Sao Paolo camino hacia Addis Abbeba. Eso me ocurrió y fue en marzo, al comienzo de esta pandemia.

“Dejemos que quien lee entre e interaccione en la historia, que conjeture, que imagine, que formule hipótesis; para ello, mostremos y no expliquemos”.

De nuevo, qué tal contar entonces con esas tres personas diferentes que desde diferentes caminos se encuentran en ese aeropuerto de São Paulo-Guarulhos. Se podrían encontrar en la zona VIP (durante este período COVID es un sitio codiciado, estamos dispuestos a pagarlo, asumiendo el coste de oportunidad) o en un bar o en la misma cola de embarque, aunque esa espera nunca da para mucho, normalmente parecemos en tensión, como si por entrar tarde fuéramos a perder nuestro asiento o hasta el avión, y esta tensión es mayor en tiempos del Coronavirus. Aunque esas tres personas también podrían conocerse y relacionarse de camino hacia Addis, es decir, durante el vuelo. Pero tampoco parece oportuno, como que no da para juntar algo como un trío, quizás dos sí, pero tres es multitud dentro del reducido espacio de un avión, entre la cena, la película, el sueño, el desayuno. No, no hay para un trío.

Pero dejemos eso para más tarde, volvamos al principio. Tres destinos. Tres personas. Nada en común, o muy poco. Un viaje, tres caminos, un encuentro. ¿El azar o el destino?, quizás nunca lo sabremos con certitud.

Tres personas que incluso…podrían ser la misma persona. Sí, ese enfoque podría ser interesante. La misma persona aunque habría que hacer parecer que no lo son…porque cada persona resalta o ve o percibe o piensa o se refiere de forma diferente a la misma realidad, sea esa realidad otra persona, una escena, un diálogo, un sentimiento, una película, un partido de fútbol, por no hablar de un amor, del odio o la deslealtad o de un partido político. Con preocupaciones distintas y desde diferentes puntos de vista, aunque fuera sobre el mismo objeto.

“Es imprescindible encontrar la “voz” narradora, sí, pero también mi propio estilo”.

Lo de la voz ¿se refiere a mi voz o a la de los personajes? Porque, aunque no venga mucho a cuento, al darles voz puedo hacerlo con diferentes entrecomillados o de otros formatos de letra, ¿también podría diferentes colores o estilos de letra? ¿Primera o tercera persona?, falta decidir también la persona en la que se trabaja. Pero dejemos este punto también para más tarde, cuando todo esté un poco más claro, de otra forma existe el riesgo de perderse antes de haber empezado.

La primera persona es un padre de familia. Podría empezar con el propio padre contando la vida de cada uno de sus hijos. Quizás sería menor dejar de lado a su mujer por ahora, no es que no sea importante, pero no es importante hablar de ella ahora, quizás después cuando el esqueleto esté más claro. También pueden aparecer paseos con sus hijos, excursiones, detalles del ahora o de varios años atrás, con una especie de flashback o recuerdo de algunas de esas escenas. Podría introducir incluso recuerdos de la propia infancia del padre.

Ese padre de familia volaba desde otra capital de América Latina. Unas semanas alejado de los niños, pero todo había ido como esperado. Las mismas sonrisas, los mismos apretones de manos, los mismos gestos efusivos que ahora echaba de menos

Continúa en  Encuentros en la tercera fase (II de II)

Acerca de Carlos

Aunque crecí y trabajé en la gran ciudad, he vivido también en una zona rural y ahora en Addis (Ethiopia). Me gusta dar paseos por el campo y la montaña. Disfruto con mi familia, con la lectura y cuando me dejo llego a escribir algo. Me gustan los escritores que escriben sobre escritores o sobre el proceso de escribir o de ser, como Paul Auster, Enrique Vila-Matas. Pero también paso buenos ratos con policiacos, sagas y comedias. Soy Doctor Ingeniero Agrónomo y Master en Evaluación y trabajo en temas relacionados metodologías de intervención en cooperación y desarrollo. He tenidos experiencias en cooperación internacional para el desarrollo a nivel ONGD , instituciones y organismos regionales, estatales y Universidades. He sido voluntario, investigador y consultor independiente en temas de desarrollo. He trabajado en temas relacionados con la evaluación de políticas de desarrollo para el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación en Madrid. He trabajado en temas de Evaluación, aprendizaje e investigación como freelance (independiente). He trabajado cuatro años para FAO en Ethiopía en refuerzo de espacios de coordinación, seguimiento y evaluación para la resiliencia…ahora para UNICEF América Latina reforzando capacidades en evaluación y aprendizaje Tengo otro blog igual de raro: Aprendiendo a Aprender para el Desarrollo (TripleAD) https://triplead.blog/
Esta entrada fue publicada en Escritura y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Encuentros en la tercera fase (I de II)

  1. Pingback: Encuentros en la tercera fase (II de II) | Algo debe cambiar para que todo cambie

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .