Anne Carson, cientos de referencias culturales

Se preguntaba Anne Carson, en uno de sus poemas, cómo sería vivir en una biblioteca de libros derretidos, “con frases corriendo sobre el suelo / y toda a puntuación / asentada en el fondo como residuo”: “Sería confuso. / Imperdonable. / Una gran aventura”. Ella cree que las palabras rebotan; que, “si las dejas”, harán lo que quieran, y, lo más importante, “lo que tienen que hacer”. Pero mientras, la autora canadiense, hija sana de la cultura clásica, las ordena para sus lectores con gracia y elocuencia, con terrible belleza y dolor.

Tanto que ha dicho, Carson, tanto aún por decir: (1) sobre la misma sabiduría, (2) sobre el deseo -cree que los hombres lo confunden con actividad sexual-, (3) sobre el placer rudo de la carne, (4) sobre el amor, (5) sobre el desencanto, (6) sobre las traiciones y la lenta erosión de los seres femeninos. (7) Sobre el mito de Hércules y Gerión en clave homoerótica, (8) sobre el misticismo como forma de trascender los límites de la filosofía. (9) Sobre la verdad buscada en ese espacio que queda entre el mismo texto escrito en dos idiomas distintos, en la formación de un tercer lenguaje donde encontrar la grieta que lleva a la luz. (10) Sobre la fotografía como forma de muerte. (11) Sobre el desconcierto.

Su voz saturada de voces; sus textos sudando cientos de referencias culturales: Anne Carson es imposible de alcanzar, erudita e irónica, sutil siempre. En sus yemas están los amigos de siempre: Woolf y Proust, Lispector y Kant, Keats, Keats, mucho Keats, y las hermanas Brontë. También Hitchcock. Y Ovidio, claro. Y Aristóteles. Piensa viejo y piensa nuevo, pero con una universalidad antigua que apela, antropológicamente, al fondo de lo que somos: al leerla sabemos que estamos ya haciendo pie.

Anne Carson ha escrito mucho sobre hombres y mujeres, con especial magnetismo en La belleza del marido, un ensayo narrativo en 29 tangos sobre la erosión de un amor por las mentiras y las traiciones de él: “Mi marido mentía en todo/ Dinero, reuniones, amantes / el lugar de nacimiento de sus padres, / la tienda donde compraba sus camisas, / la ortografía de su apellido. / Mentía cuando no era necesario (…) leal a nadie, mi marido”.

En esa misma obra reflexiona, a partir del fracaso de su romance, sobre los tentáculos del erotismo: “No me da vergüenza decir / que le amé por su belleza (…) Ya sabes que la belleza hace posible el sexo“. Los dardos vuelan: “La vida implica riesgos. El amor es uno. Riesgos terribles”. O “abolir la seducción es la meta de una madre”, en referencia a un noviazgo no aceptado por la familia. 

Acerca de Carlos

Aunque crecí y trabajé en la gran ciudad, he vivido también en una zona rural y ahora en Addis (Ethiopia). Me gusta dar paseos por el campo y la montaña. Disfruto con mi familia, con la lectura y cuando me dejo llego a escribir algo. Me gustan los escritores que escriben sobre escritores o sobre el proceso de escribir o de ser, como Paul Auster, Enrique Vila-Matas. Pero también paso buenos ratos con policiacos, sagas y comedias. Soy Doctor Ingeniero Agrónomo y Master en Evaluación y trabajo en temas relacionados metodologías de intervención en cooperación y desarrollo. He tenidos experiencias en cooperación internacional para el desarrollo a nivel ONGD , instituciones y organismos regionales, estatales y Universidades. He sido voluntario, investigador y consultor independiente en temas de desarrollo. He trabajado en temas relacionados con la evaluación de políticas de desarrollo para el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación en Madrid. He trabajado en temas de Evaluación, aprendizaje e investigación como freelance (independiente). He trabajado cuatro años para FAO en Ethiopía en refuerzo de espacios de coordinación, seguimiento y evaluación para la resiliencia…ahora para UNICEF América Latina reforzando capacidades en evaluación y aprendizaje Tengo otro blog igual de raro: Aprendiendo a Aprender para el Desarrollo (TripleAD) https://triplead.blog/
Esta entrada fue publicada en Escritor@s y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .