Los otros

425295

El mensaje era un poco confuso pero pudo entender con cierta rapidez su significado. Y, en unos segundos, todo se le vino abajo. Todo dio vueltas. Todo era al contrario de como lo había entendido hasta entonces. Los malos no eran los otros. Programado para luchar durante toda su vida contra una civilización que le habían mostrado y enseñado como decadente, enferma, degenerada y que de forma contagiosa iba a destruir todo. Adiestrado como un soldado, como una máquina de matar para usar sus mismas armas de guerra, sin sentimientos, sin piedad. Todo se justificaba por el sentido último de las acciones. Y ahora lo comprendía. Al principio no hizo caso a la señal porque pensaba que era una operación más del enemigo, tratando de confundirle. Pero con este último mensaje su supervisor le había convencido: ¡ Su supervisor “arrepentido” ¡ y él…él había dedicado toda su vida a destruir la causa que había dado sentido a su bestialidad. Los malos no eran los otros. El spam era él.

Fuente: Variaciones en Despertando